Actualidad

Jornada de Bodegas abiertas en Ábalos

Sábado 6 de septiembre

Con la participación de las bodegas de El Corazón del Rioja Fernández Eguíluz y Ruiz del Portal, el sábado 6 de septiembre tendrá lugar la XVII edición de la Jornada de Bodegas Abiertas de Ábalos, con la participación de 10 bodegas de la localidad sonserrana.

Las bodegas estarán abiertas entre las 11 y las 16 horas, y además se podrá visitar dos museos y una bodega del siglo XVIII.

 

To top

Historia del vino

La bebida de los dioses… y de los hombres

A pesar de que se han encontrado cepas de “vinifera” con anterioridad a la presencia romana en Hispania, y de que la introducción de la viña en Hispania se sitúa en época fenicia, hacia el 1100 A.C, la elaboración del vino en la Península Ibérica se debe a la cultura romana, y está relacionada con el establecimiento de cuerpos militares romanos en Hispania.

Durante el dominio romano y posteriormente, la viña pasa a formar parte de la denominada “tríada mediterránea”, compuesta por cereal, olivo y viña. En los tres casos, se trata de productos adaptados al clima mediterráneo y que, después de ser transformados, podían almacenarse y transportarse hasta largas distancias.

El cultivo de la viña y la elaboración de vino está presente en La Rioja desde época romana, tal como lo acreditan los restos cerámicos encontrados en yacimientos romanos en Tricio, Calahorra y Herramélluri, entre otros.

La geografía ha sido uno de los factores que explican y justifican la presencia de viña en La Rioja de manera tan significativa a lo largo de los últimos 2000 años. Los ciento veinte kilómetros. que distan entre el Este y el Oeste y los 40 km. de ancho que ocupan las orientaciones Norte/Sur, cuentan con una importante área de terrazas (“glacis”) que se disponen de manera paralela al Ebro y cuya altitud se sitúa prioritariamente entre los 400 y los 600 m. Estos suelos profundos, resultado de la acumulación de materiales de carácter fluvial, y por ello, muy fáciles de drenar, son idóneos para la viña, por lo que las condiciones naturales de terreno y clima, además de la cultura, explican la importancia de la viña en La Rioja.

“La viña de emparado sencillo se planta en filas derechas y lo llaman “canterio”. Esta vid es mejor para el vino, porque no se da sombra a sí misma y constantemente recibe el calor del sol y se airea mejor; se le seca más de prisa el rocío, facilita la despampanadura y el desterronamiento y todas las demás labores, y, sobre todo, florece más convenientemente. El travesaño del emparrado se hace con un varal o con una caña o también con una soga de crines o de juncos, como en Hispania” Plinio. “Historia Natural”